Dibujo absoluto

Dibujo absoluto

domingo, 20 de julio de 2014

Junín. Novela por entregas (Tercera parte)



En eso pensaba  en un segundo, es sorprendente la velocidad que tiene la mente de golpe, cuando entré al Club Junín, justo enfrente de la Plaza Marsilla, y susedió la primera situación extraña. Escuché los pájaros ¿Alguna vez alguien presto atención a los pájaros de Junín? Los pájaros cantan todo el tiempo, pero nosotros no los escuchamos todo el tiempo. Cuando lo hacemos es porque un pedazo de mundo entró a nuestra mente. Cantaban mucho más fuerte y se escuchaban mucho más claro. A ver, primero fueron llegando los sonidos. Los sonidos parten de un lugar y llegan a nosotros, no existen solamente cuando nos llegan, los sonidos viajan, nos pasan y siguen hacia otro sitio, existen desde antes y hasta después. Fueron llegando de poco. Primero el ruido apagado, grave, típico de las palomas juninenses, de la que está llena la ciudad. Ese Hu hu hu que es como un sonido grave que queda de fondo, Después un pi pi pi ni rítmico ni parejo que era de un pájaro que no identifiqué, y finalmente un trino. A eso se le sumo un coro de todo tipo de sonidos y trinos de pájaros juninenses como si se hubiese hecho la mañana recién. Habían nacido los sonidos. Era muy simple, casi imperceptible, sutil, pero algo distinto estaba pasando 
Afuera había cesado el viento, y lo otro que se vio enseguida fue la plaza Marsilla. La plaza Marsilla cambió muchas veces en su historia. Aun debe tener los ecos de los partidos de futbol porque no era una plaza, era la cancha de Futbol del Club Junín. Después el club Junín la donó y ahí se hizo la antigua plaza Marsilla, en homenaje a Eusebio Marcilla. Primero era una plaza antigua, en estado salvaje, arboles, pastos, canteros, animales, y la respiración fuerte del pulmón de la plaza hacia la ciudad. Hace dos años se transformó la antigua plaza en una plaza moderna, como viene haciendo el municipio. Mucho más cemento en toda la plaza, juegos para niños casi al medio, y al costado lateral del centro vista desde el club Junín, modernos aparatos para ejercicios con el color de juegos de los niños, que en un principio parecen juegos, pero cuando uno se acerca ve que son herramientas de la salud corporal. Y después, todavía sobreviviendo a eso, arboles, pájaros, perros, canteros, cosas de la antigua plaza, pero menos. Para algunos un error, mas cemento para las cementeras amigas, menos espacios para los arboles, para otros, un acierto, modernización de la plaza, varias plazas en una, varias funciones en un plaza. Bueno, en ese momento la vi mucho más clara, mucho más verde, mucho más llena, más concentrada en ella, y supe que por primera vez la estaba viendo. Ahí vi a esa cosa




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.